Angélica Cuenca, rompiendo mitos. No queremos morir de hombría

EL PELIGRO DE LOS ROLES MAL ENTENDIDOS. Angélica Cuenca nos alerta del riesgo de “Morir de hombría”

La visita de Angélica Cuenca dentro de las actividades del Plan VECA tiene visos de convertirse en todo un clásico en el Gaona. El pasado mes de abril nos visitó un año más para presentarnos el concepto de “Morir de hombría”.

Para explicarlo, Angélica nos puso un vídeo que arrancó las carcajadas entre el alumnado que llenaba el Salón de Actos del instituto. Adolescentes, jóvenes y adultos (todos ellos hombres) hacían conductas muy arriesgadas en las que ponían en peligro su integridad física. Tras las risas llegó el momento de la reflexión.

Las estadísticas oficiales ofrecen un panorama en el que la combinación de alcohol y conducción, las peleas o la violencia se asocia mayoritariamente al sexo masculino.

Con su habitual habilidad, Angélica nos fue ofreciendo argumentos para entender que la imagen que se transmite a través de los medios de comunicación, la música, el cine, la televisión o en las redes sociales no hace más que perpetuar el rol del “machito”, del “gallito” o del “malote”

Los estereotipos que nos ofrecen las películas (en éxitos taquilleros como “A tres metros del cielo” o “La Bella y la Bestia”), donde la chica buena y responsable se desvive por el amor del chico malo y duro, son modelos que no deben servir como ejemplo para iniciar una relación afectiva entre adolescentes.

El control, la agresividad, la dominación y la violencia física, piscológica y sexual han de dejar paso a la afectividad, el respeto, la igualdad y el disfrute de las relaciones de pareja, de la vida social y de las tareas propias de los/as adolescentes.

En los minutos finales, se abrió un interesante y apasionado debate en el que nuestro alumnado intervino rebatiendo algunas de las ideas presentadas por Angélica, gran comunicadora y que nunca deja indiferentes a nadie.